Sabias que... en la actualidad existen los cyborg?

Pero mejor empecemos por el principio. La palabra cyborg viene del acrónimo organismo cibernético y se define como una criatura compuesta por elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología. Y siguiendo este precepto, el primer ser humano reconocido de forma oficial como cyborg fue el artista británico de origen español Neil Harbisson. 

Neil nació con una enfermedad congénita llamada acromatopsia que le impide ver los colores y solo es capaz de ver en blanco y negro. En 2013 y tras quedar fascinado en una conferencia sobre cibernética, logró convencer al científico Adam Montandon para desarrollar juntos un sensor capaz de convertir los espectros de la luz en frecuencias de sonido. 

Neil Harbisson artista y primer cyborg.

Con la ayuda de un grupo de cirujanos anónimos, en 2014 el artista logró implantarse dicho sensor con forma de antena en su craneo, convirtiéndose así en el primer humano capaz de oír colores. Y es capaz de mucho mas, ya que supera la sensibilidad humana natural al percibir también los espectros infrarrojos y ultravioletas. Pero el sensor fue mejorado rápidamente con conexión a internet, con lo que también puede recibir colores, imágenes y videos de cualquier parte del mundo e incluso puede realizar llamadas telefónicas que recibe directamente en su cerebro. 

Sensor para traducir en sonido los colores.

Pero las cosas no se detienen ahí. En 2018 Neil Harbisson inicio las pruebas en Barcelona para implantarse en la cabeza un dispositivo para percibir el paso del tiempo. Un sensor circular subcutáneo que rota un ciclo entero cada 24, con lo que fuese capaz de saber exactamente que hora era según la posición del sensor. 

A partir de entonces varias personas empezaron a transformar sus cuerpos siguieron los pasos de Harbisson en la nueva corriente del transhumanismo. Como Moon Ribas que posee un sensor sísmico implantado en su brazo capaz de percibir terremotos de todo el mundo. O Manel Muñoz, con un barómetro implantado en la oreja con el que puede predecir los cambios meteorológicos. 

Y vosotros... ¿cómo creéis que evolucionaran los humanos?