Prometheus, o cómo hasta las peores películas tienen cosas interesantes

Viendo el título de la entrada estoy seguro de que os hacéis una idea de la estima que le tengo a la última película de Ridley Scott. Dejando de lado opiniones sobre la misma, hoy vengo a hablar sobre uno de los gadgets que aparecen en la cinta, y que fue una de las pocas cosas que me gustaron cuando la vi en el cine: las esferas voladoras que mapean la cueva en 3D. Los que hayan visto la película seguro que recuerdan la escena: uno de los científicos del grupo saca un par de esferas, que comienzan a levitar y a emitir una luz roja. Tras un breve lapso de tiempo, las bolas salen disparadas en varias direcciones y comienzan a recorrer las grutas, mandando información a la nave de los exploradores, donde se genera un mapa en tres dimensiones sobre los distintos pasillos de la cueva. Llega el momento
Continuar leyendo...