¿Podríamos evitar el choque de un asteroide con la Tierra?

Meteor, Armageddon, Deep Impact... Muchas son las películas que nos llevan al hipotético caso en el cuál un asteroide amenaza con chocar con la Tierra. ¿Estaríamos preparados para evitarlo?

Introducción

Hoy en día se sabe a ciencia cierta que fue un el impacto de un meteorito el que contribuyó a la extinción de los dinosaurios. Se tiende a pensar que si algo no ha pasado durante nuestra vida no constituye una amenaza, sin embargo, el 15 de febrero de 2013 cayó un meteorito de 17m de diámetro en la región rusa de Chelyabinsk. Este meteorito liberó 30 veces más energía que la bomba de Hiroshima. Sin embargo su composición parcialmente rocosa y la inclinación con la que entró en la atmósfera (unos 20º) hizo que explotara a 20.000 metros de altura, provocando solo 1.100 heridos. Si hubiese sido ferroso o hubiese caído con más verticalidad, hubiese causado literalmente una catástrofe como la que pudo causar el meteorito caído en Tunguska, Rusia, en 1908, que arrasó 2000 km2 pero que afortunadamente cayó en una zona de bosque deshabitado.

En el siguiente vídeo podéis ver imágenes tanto del meteorito como de la onda de choque, que fue la que causó los destrozos.

¿Por qué no se detectó?

Según los cálculos de la trayectoria realizados por Mark Boslough a partir de los vídeos y fotografías tomados en Chelyabinsk confirmaron una de las sospechas de por qué no se detectó con los telescopios terrestres: el asteroide se aproximó desde la dirección del Sol. Cualquier asteoride cercano a la Tierra es totalmente invisible cuando se encuentra entre nuestro planeta y el Sol. Es un hándicap de nuestra capacidad de detección. ¿Cuál sería la solución? Colocar un telescopio en el espacio.

Los esfuerzos de la NASA por localizar objetos cercanos a la Tierra (Near Earth Objects o NEOs) ha conseguido que se descubran un 90% de los objetos mayores de 1 km. Sin embargo, se estima que sólo el 1% de los objetos de un tamaño similar al de Tunguska han sido detectados

Sentinel, un proyecto de la Fundación B612, sin ánimo de lucro, pretende lanzar en 2018 un telescopio infrarrojo que orbitará alrededor del Sol al igual que los demás planetas, con una órbita similar a la de Venus. El coste del proyecto se estima en unos 400 millones de dólares y cualquiera puede realizar donaciones para que se convierta en una realidad. El Sentinel espera descubrir durante el primer año 200.000 NEOs. La tasa actual es de unos 1.000, para que nos hagamos una idea.

Sentinel_orb

El Sentinel buscará NEOs (representados en rojo) de espaldas al Sol, desde una órbita similar a la de Venus

Métodos de evitar la colisión

Destrucción del asteoride

Esta solución, aunque es la favorita de Bruce Willis es muy posible que no sea una solución "definitiva". En Deep Impact el primer intento de destruir la amenaza (un cometa en este caso) con un misil sólo consigue fragmentarlo. Luego consiguen destruirlo con una explosión mayor pero de todas maneras, ¿dónde irán todos esos restos? Esta "solución" seguramente sólo conseguiría esparcir los impactos por todo el globo y agravar el problema.

Desviar el asteroide

¿Por qué destruirlo? Otra opción, quizás más sensata, sería disparar un misil menos potente contra el asteroide pero no con el objetivo de destruirlo, sino de desviarlo. A esto es a lo que se llama impactador cinético.

La NASA cuenta con un con un cañón diseñado para estudiar estas dos opciones. El juguete se llama AVRG (Ames Vertical Gun Range) y es capaz de disparar proyectiles a unos 20.000 km/h, es decir, a 5 km/s

Cañón AVRG

Cañón AVRG

El experimento realizado en este laboratorio de la NASA ha probado ambas opciones con éxito, consiguiendo destruir el asteroide con el proyectil de 6 mm y desviándolo con el de 3 mm. Las matemáticas cuadran y los cálculos se conocen con precisión en caso de que fuera necesario desviar el asteroide.

La Tierra se desplaza a 107.000 km/h. Esto quiere decir que cada 8 minutos recorre una distancia igual a su tamaño. Sólo tendríamos que trastocar los plazos un poco. Si conseguimos que el asteroide pase por el punto de colisión 3 minutos antes o 3 minutos después la Tierra ya no estará ahí. Por eso es tan fácil este método a grandes distancias.

proyectiles

Proyectiles utilizados en el experimento

Por lo tanto, el proyectil tiene que ser puesto en órbita muchos años antes de que el asteroide se aproxime a la Tierra. Lo que realmente necesitamos es tiempo. Necesitamos una década de advertencia.

Tercera posibilidad: Tractor gravitatorio

Esta opción consiste en colocar una pequeña nave en órbita alrededor del asteroide y remolcarlo. Aunque muy pequeña, una nave espacial tiene una gravedad propia, lo que podría desviarlo de su trayectoria original con suficiente tiempo, actuando como una cuerda de remolque. No es tan eficaz como un bombardeo cinético pero es controlable.

Alternativas: La minería espacial

Los asteorides arrojaron, seguramente, compuestos orgánicos sobre la superficie de la Tierra durante su etapa de formación y quizás también otros materiales como platino, oro y agua. Planetary Resources es una empresa que pretende explotar asteroides con fines comerciales. La idea consiste en modificar la órbita de un asteroide que se aproxime a la Tierra, con el fin de ponerlo en órbita por ejemplo, alrededor de la Luna y utilizar los recursos de ese asteroide. Otro propósito de esta empresa es utilizar los asteroides como bases de repostaje para futuras misiones espaciales.

La NASA también ha ideado bolsas espaciales para atrapar pequeños asteroides y traerlos a la Tierra

La NASA también ha ideado bolsas espaciales para atrapar pequeños asteroides y traerlos a la Tierra

Conclusiones

Después de todo, parece claro que tenemos la capacidad técnica para desviar un asteroide (o cometa) con el fin de evitar una colisión con la Tierra. Sin embargo, primero es necesario aumentar nuestra capacidad de localizar los objetos potencialmente peligrosos. Para ello se pretende lanzar el Sentinel al espacio, que permitirá observar la zona que no podemos vigilar actualmente por culpa del Sol, y tendremos que mejorar el instrumental para ser capaces de observar los cuerpos más pequeños que hoy en día son prácticamente imposibles de detectar.

Artículos relacionados